4 tipos de covering en el trabajo

4 tipos de covering en el trabajo

¿Alguna vez has cambiado tu apariencia para darle a tu jefe una impresión diferente? ¿no te animas a dar tu opinión porque crees que no será bien recibida? ¿siente que no puedes ser auténtico con tus compañeros de trabajo y estás constantemente jugando un papel? Felicidades: estás haciendo covering en tu trabajo. 

Como con el Síndrome del impostor y Radical Candorel Covering puede sonar como un concepto muy abstracto y asustarnos pero no hay nada de qué preocuparnos… ¿o sí?

¿Entonces qué es covering?

Covering es la necesidad de esconder, inhibir, enmascarar o copiar algunos rasgos personales para encajar en un grupo social que tiene más poder o un nivel más alto de jerarquía. Compartimos un ejemplo muy sencillo: recuerdas cuando eras niño y los “chicos cool” usaban Converse por lo que le pediste a tu mamá que te comprara unos. O al revés, cuando querías llevar a la escuela tu playera de Bob Esponja pero no lo hiciste porque pensaste que quizás los otros te criticarían. Eso es covering.

Este concepto “nuevo” fue desarrollado por el sociólogo Erving Goffman en 1963 y es considerada “el sociólogo americano de más influencia en el siglo XX”. Con la “ Presentación del ser [ENG]” teoría en la que profundiza en su libro Stigma: notes on the management of spoiled identity, explica que incluso las personas con personalidades estigmáticas muy marcadas intentan “cubrir” estos estigmas.

4 tipos de covering

Algunos años después (2006), una descripción del comportamiento fue introducida por Kenji Yoshino, en su libro Covering: the Hidden Assault on Our Civil Rights  explica [ENG] las cuatro aristas en las que las personas se encubren en el trabajo:

Apariencia: cuando las personas cambian la presentación de sí mismos, desde el peinado, el atuendo y los ademanes. Por ejemplo: una mujer negra puede alisar su cabello para parecerse menos a su raza. 

Afiliación: cuando las personas evitan comportamientos por miedo a que los puedan ligar con estereotipos. Por ejemplo: un padre de familia que es el principal cuidador de sus hijos puede evitar comentar al respecto por miedo a que se piense que no está comprometido con su trabajo.

Defensa: se refiere a lo mucho que las personas sienten que tienen que defender al grupo al que pertenecen. Por ejemplo: una persona se limita a sí misma de ir a una protesta en pro de la legalización de la mariguana por miedo a que afecte su imagen profesional y su carrera. 

Asociación: cuando las personas evitan el contacto con otros miembros de otras asociaciones. Por ejemplo: una persona homosexual no invita a su pareja por miedo a parecer "demasiado gay”. 

De acuerdo a la encuesta de “Diversidad e Inclusión 2019 [ENG]” de Deloitte aplicada a alrededor de 3 mil empleados de diferentes organizaciones e industrias. El 61% admitió tener alguna actitud de covering en el trabajo. No sabemos si el otro 39% estaba haciendo covering al responder esta encuesta.

Minorías y el covering

El covering puede estar ligado fuertemente a la raza (79% de hombres negros, 67% de mujeres negras y 63% de latinos admitieron tenerlo) y a la identidad sexual (83% de la comunidad LGBT se esconde en el trabajo [1]). Aunque influye mucho la cultura de la organización y cómo los altos mandos actúan. Por ejemplo, cuando los directores de una organización son todos de una misma raza, edad, género, los empleados pueden encubrir ciertos aspectos personales para encajar. 

Ya que definimos qué es covering y cuáles son sus implicaciones, muchas preguntas surgirán: ¿has pensado cuánto covering haces en el trabajo? ¿sospechas si hay algo de covering en tu equipo? ¿el covering puede ser positivo? y la más importante: ¿podemos vivir todos los días sin filtros?

Varias preguntas quedarán sin respuesta. Lo único que sabemos es que cuando las personas se quitan sus máscaras y muestran su vulnerabilidad, crean conexiones más profundas con sus compañeros de trabajo. Hemos visto esto en incontables Eventos Privados de Fracaso, donde los CEOs y gerentes muestran su verdadero ser y son vulnerables… por lo menos en 7 minutos y 10 imágenes. 

Ricardo Castañeda
Movement Manager at Fuckup Nights
Después de estudiar Ingeniería Electrónica e introducirse en el mundo del software, Ricardo se dió cuenta que en vez de desarrollar bits y chips, su propósito en la vida estaba más relacionado con humanos y desarrollo social. Ahora es el Movement Manager de Fuckup Nights.

Post anterior

10 cosas que aprendimos organizando eventos digitales

Siguiente post

Desafiando estructuras mentales, sesgos y hábitos en el trabajo

Scroll to top
es_ESES
en_USEN es_ESES