Como NO tener una conversación difícil

Como NO tener una conversación difícil

Tener “conversaciones difíciles” es uno de nuestros valores como organización pero como generalmente pasa es más fácil decirlo que hacerlo. Es por esto que decidimos profundizar en las acciones que hacen aún más complicadas las conversaciones difíciles o nos invitan a evadirlas por completo. that make the difficult conversations even more difficult or cause us to avoid having them completely. 

Primero, ¿qué es una conversación difícil? Bueno, no hay una respuesta sencilla a esta pregunta. Y hay un poco de subjetividad en la respuesta, porque lo que puede ser difícil de hablar para tu compañera, podría no serlo para ti. Dicho esto, también es cierto que la sociedad tiene algunos temas que ya se consideran difíciles (política, religión, sexo, fracaso, etc.) y que procuramos evitar lo más posible.

Esconder nuestras emociones puede generar espacios de inseguridad psicológica y dañar relaciones tanto a nivel laboral como personal. Las conversaciones difíciles pueden ser incómodas pero también nos pueden ayudar a darle un giro positivo a las cosas.

Comunicación violenta

La comunicación violenta es todo acto comunicativo que lleva a la otra persona a alejarse de mí o a cerrarse, aunque esté lejos de mi intención ocasionar tal efecto. Estamos acostumbrados a comunicarnos violentamente y la mayor parte del tiempo no nos damos cuenta. 

Existen fallas y malos hábitos que se presentan en nuestra manera de comunicarnos en el día a día y tienden a ser más evidentes cuando queremos evitar una “conversación difícil”, generando que el proceso sea violento.

Pensamos que es bueno comenzar por analizar la forma en la que nos comunicamos y de esa forma entender si somos violentos, este análisis nos permite conocernos mejor y de esa forma podemos hacer los cambios que nos ayuden a resolver malentendidos y conflictos no resueltos .

Te recomendamos que revises nuestro reporte sobre Conversaciones Difíciles, donde profundizamos sobre las acciones que inconscientemente realizamos y nos hacen tener una comunicación violenta.

Formas negativas de comunicarnos

La comunicación asertiva [ENG] es la habilidad de expresar nuestros sentimientos e ideas positivas y negativas de manera abierta y clara. Es una excelente forma de hacernos responsables de lo que comunicamos y de realmente tener las conversaciones difíciles.

Les presentamos algunos tipos de comunicación que nos hacen menos o nada asertivos y también pueden ayudarnos aevitar las conversaciones difíciles o generar conflictos:

  • Comunicación discordante: Es cuando tu lenguaje verbal y corporal son incoherentes. Por ejemplo gritar “NO ESTOY ENOJADO”.
    Este conflicto es particularmente complicado para la otra persona, porque no tiene claridad sobre el mensaje. Es muy importante ser coherentes en lo que decimos y la expresión que lo acompaña.

  • Comunicación indirecta: Preguntar sin preguntar, es cuando el mensaje que damos es vago. Por ejemplo decir: “la puerta está abierta…” y esperar que la otra persona entienda que hay que cerrarla.

     

    Este conflicto puede llegar a ser molesto para la otra persona, porque no se termina de entender lo que se espera de él/ella, ni de quién es la responsabilidad de tomar acción. La comunicación debe ser lo más directa posible y ser específicos con el mensaje que queremos dar.
  • Comunicación competitiva: Es cuando una de las dos partes está intentando probar que es más importante o relevante que la otra persona. Por ejemplo: “¿tú crees que tienes un problema? Espera a escuchar el mío”.

     

    Este conflicto genera un sentimiento de desestimación hacia la otra persona, pudiendo provocar que se sienta que sus ideas o sentimientos no son importantes. Es un excelente ejemplo de falta de empatía. Generalmente, cuando alguien te cuenta algo, es porque quiere ser escuchado y no sometido a juicios de valor.

    Recuerda que
    No eres especial, todos lo somos. Permite que los demás se expresen y compartan sus experiencias.
  • Comunicación aleccionadora: Es un conflicto común que surge cuando una de las partes intenta resolver el problema de la otra o dar consejos. Esto genera sentimientos encontrados y una sensación de que el que escucha, es más capaz de encontrar soluciones.

     

    El secreto no tan bien guardado para no tener este conflicto es escuchar, la mayor parte del tiempo las personas quieren compartir su sentir o por lo que están pasando sin esperar una solución o un consejo. La clave es esperar a que te pidan el consejo o apoyo para encontrar una solución al conflicto.
  • Comunicación enjuiciadora: Es cuando resaltas rasgos negativos en la personalidad de la otra persona. Por ejemplo: “eres un flojo, siempre llegas tarde, eres irresponsable, etc.”

    Si comienzas una conversación de esta forma, es probable que el resultado no será positivo. La empatía es necesaria en todas las conversaciones, pero es aún más en las conversaciones difíciles. Cuando queremos hablar con la otra persona sobre errores o fallas, es clave dirigir la conversación hacia cómo podemos mejorar y superarnos, en lugar de señalar y acusar.

    Este punto es muy importante cuando vamos a dar feedback. Una excelente forma de hacer que la otra persona se cierre y no escuche es señalando sus errores y fallas. Necesitamos ser empáticos y propositivos, cuando resaltamos lo negativo, se puede entender que estamos juzgando, en lugar de querer ayudar a que la otra persona mejore. 

     

  • Comunicación manipuladora: Este conflicto surge cuando se intenta obtener algo de la otra persona utilizando sus necesidades afectivas. Por ejemplo: “deberías hacer esta presentación, porque eres el mejor en esto”. Algunas veces, este tipo de comunicación es muy sutil, por lo que puede tomar tiempo que la otra persona lo note, pero una vez que se da cuenta, el conflicto surgirá especialmente si se han tomado decisiones complicadas.

En algún momento todos hemos recurrido a la manipulación para obtener algo, pero esa necesidad de estar siempre en control y querer que todo se haga a nuestra manera, es muy agotador y puede llevarte a terminar amistades. Recomendamos ser honesto y mantenerte fiel a ti mismo.

Además de estos conflictos que afectan la forma en la que tenemos conversaciones difíciles, existen algunos otros que pueden hacer nuestra vida más difícil. Puedes profundizar más aquí..

Trabajamos constantemente en comunicarnos efectiva y eficazmente, esperamos que esta información te sea de utilidad. Recuerda muchas veces, no es el tema lo que hace una conversación difícil, si no nuestra actitud y las palabras que utilizamos al hacerlo.

¿Disfrutaste este contenido?

Aprende más sobre Conversaciones difíciles
Post anterior

El consenso está matando las conversaciones difíciles

Siguiente post

¿Cómo sobrellevar tiempos difíciles?

Scroll to top
es_ESES
en_USEN es_ESES