Entendiendo y resolviendo conflictos

Entendiendo y resolviendo conflictos

¿Recuerdas la última vez que discutiste enardecidamente con alguien? Tal vez tratabas de defender tu punto de vista, convencer a alguien o simplemente querías tener la razón.

Lamento decirte que, durante esta discusión, probablemente usaste comunicación violenta. No te preocupes, llevamos milenios comunicándonos de manera violenta. Venimos de una sociedad autoritaria en donde el que está por encima impone a los demás y para ello necesita enjuiciar, advertir y dar lecciones.

Comunicarse de manera violenta no siempre implica alzar la voz o utilizar palabras despectivas. También lo es dar consejos sin que nos lo pidan, quejarse o ser sarcástico. Si a nosotros mismos nos irrita cuando alguien usa alguna de estas formas, lo lógico es pensar que a los demás tampoco les agradará.

Todos queremos que nos traten con afecto y calidez, que nos escuchen de verdad, sentirnos comprendidos y que se nos tenga en consideración. Por lo tanto, cualquier forma de comunicación que se aleje de esto, se considera violenta, incluso aunque la intención sea buena.

Tradicionalmente nos han enseñado que el conflicto es algo malo,basta con ir al diccionario para darnos cuenta de que cada definición tiene una connotación bastante negativa, lo cual es el reflejo de nuestra sociedad. Tener un conflicto con otra persona nos causa malestar y ante esta situación generalmente tenemos dos tipos de reacciones: huir o atacar.

Cada uno de nosotros tenemos nuestro propio mapa interior formado por las experiencias y aprendizajes que hemos ido adquiriendo durante toda nuestra vida, lo cual nos hace únicos. Es común que, con tantas maneras de ver el mundo, nos encontremos con situaciones a diario con las que no estemos conformes o puntos de vista opuestos al nuestro.

La importancia de resolver un conflicto de manera positiva es fundamental ya que, si lo resolvemos correctamente nos podría ayudar a reforzar nuestras relaciones. De lo contrario, podría desembocar en la pérdida de comunicación total con esa persona.

La comunicación empieza por uno mismo

Volvamos a aquella discusión enardecida. Piensa por un momento en cómo sucedió. Probablemente esa persona hizo o dijo algo que te irritó, te hizo reaccionar y de alguna manera, la comunicación se rompió. Solemos pensar que son los demás quienes nos provocan o nos hacen sentir de alguna forma.

Al pensar de esta manera, les entregamos el poder sobre nuestro bienestar a los demás, ellos tienen que cambiar para yo sentirme bien. Esta manera de pensar es muy peligrosa,pues nos vuelve indefensos y hace que nuestra felicidad dependa de factores externos que no podemos controlar.

La prueba de que esto no es así es que ante una misma situación, cada persona puede reaccionar de una manera distinta. Entonces dejemos de mirar a nuestro alrededor para poner el foco en nosotros.

La buena noticia es que solo nosotros somos responsables de cómo interpretamos la realidad. Si en una determinada situación las palabras o actos de una persona me afectan es porque hay algo en mi interior que me duele. Analizando la situación “capa por capa” aprenderé a detectar ese dolor y tomar consciencia, que es el primer paso para hacer un cambio.

La teoría de la Comunicación No Violenta de Marshal Rosenberg propone un proceso en el que pasaremos por distintas etapas para empezar a comunicarnos de una manera más positiva y poder afrontar los conflictos que se nos presenten.

El primer paso, empieza por analizarnos a nosotros mismos en las siguientes etapas:

Hechos

¿Qué situación es la que me altera realmente? A veces es difícil separar los hechos de nuestra interpretación de los mismos, ya que nuestro cerebro está entrenado para hacer juicios de valor de las situaciones que vivimos. Desde pequeños nos enseñan a distinguir lo que está bien y lo que está mal y a partir de esos aprendizajes construimos nuestra propia manera de ver el mundo. Estamos tan sumergidos en esa realidad que hasta pensamos que lo que vemos nosotros es lo que tal cual sucede. Atención, no creas todo lo que piensas.

Saber detectar qué hecho objetivo y concreto nos hace reaccionar es fundamental para seguir profundizando en las capas y descubrir qué tenemos dentro.

Tip: Imagina que hay una cámara de video sin audio en la sala que graba la situación en concreto. La grabación de esa cámara son los hechos, lo demás, son mis juicios.

Sentimientos

Si escuchamos esos juicios de valor seguramente descubramos los sentimientos que hay detrás. A veces vamos tan rápido que olvidamos sentir.Conectar con nuestro yo emocional y dejar que esos sentimientos fluyan nos ayudará a conocernos mejor y a saber gestionar mejor nuestras emociones.

En esta etapa trataremos simplemente de identificar esas emociones, permitirnos sentirlas, ponerles nombre y tomar conciencia de que todo está en nuestro interior.

Una vez identifiquemos qué emociones nos genera una situación en particular, estaremos más preparados para afrontarlas, y seguir profundizando en las capas.

Necesidades

Las emociones son indicadores de que una necesidad concreta no está siendo cubierta. En nuestra sociedad parece que necesidad sea sinónimo de fracaso, de debilidad o dependenciay la tendencia es de no exteriorizarlas para no sentirnos vulnerables.

Las necesidades son universales y semejantes para todos los seres humanos, y son de carácter emocional y fisiológico. Querer satisfacerlas no es un comportamiento egoísta,sino que es nuestro deber como adultos. Si esperamos a que los demás cuiden de nuestras necesidades estamos poniendo una vez más nuestro bienestar en el exterior.

Lo cierto es que sólo nosotros tenemos la capacidad de satisfacer nuestras propias necesidades. Si no lo hacemos, recurrimos entonces a exigir, manipular o convencer a otras personas para que lo hagan, que son distintas formas de violencia y si no lo conseguimos, podremos experimentar tristeza o frustración.

Acciones

Con todo este proceso hemos descubierto la necesidad que no estaba siendo atendida, ahora ¿qué vas a hacer al respecto? Establecer cómo cubrir esa necesidad con ciertas acciones que uno mismo considera adecuadas, es el camino para empezar a cuidarse y así evitar que me afecten determinadas situaciones o palabras.

Qué tipo de acciones emprenderé dependerá mucho de las necesidades que tenga. Por ejemplo, si noto que mis necesidades sociales no están cubiertas, tal vez mi plan sería reservar un día a la semana para cenar con amigas. O puede que sea mi necesidad de reconocimiento la que está descuidada, entonces podré escribir cada semana mis logros para que yo mismo pueda reconocerlos. Tú decides las acciones a tomar, lo importante es llevarlas a cabo y ser constante.

¿Qué hacer si surge un conflicto?

Un conflicto surge cuando el ejercicio de mis acciones favoritas que cubren mis necesidades choca con las de otras personas. Hemos dicho que sólo yo mismo puedo satisfacer mis necesidades pero ello no implica que sea pasando por encima de todas las demás personas.

Todo lo que hacemos es para ir al encuentro de nuestras necesidades.

Por lo tanto, el primer paso para resolver un conflicto es comprender que todas las personas actuamos con ese fin.Seguir los pasos anteriores nos ayudará a averiguar qué necesidades puede tener esa persona y sólo entonces, el diálogo es posible.

Vale pero, ¿por dónde empiezo?

Si soy yo quien tiene el problema, es decir, las acciones de la otra persona me molestan, entonces empezaré expresando cómo me sientoal mismo tiempo que muestro comprensión por que él o ella quiera cubrir sus necesidades con esa acción. De esta manera, cuando las necesidades de ambas personas son expresadas y consideradas, se podrá establecer un plan de acción común para que ambos puedan llevar a cabo esas acciones sin molestar al otro.

Si por el contrario, es la otra persona quien ha tomado distancia y ha decidido romper la comunicación con nosotros, entonces deberé primero abrir el diálogoexpresando nuestra comprensión sobre los hechos, sentimientos y necesidades de la otra persona. Así, sentirá que podrá abrirse a un diálogo para llegar a un entendimiento.

Sólo cuando nos demos cuenta de que cada uno de nosotros vemos el mundo desde un prisma único, entenderemos que los conflictos son inevitables.

¿Disfrutaste este contenido?

Aprende más sobre Conversaciones difíciles
Post anterior

Desarrollando una cultura de trabajo sana: Remota y en la oficina

Siguiente post

Descuida, no eres un fraude: Lidiando con el Síndrome del Impostor

1 comment

  1. eduardo castañeda dice:

    Excelente! muy buena
    justo cuando pasé por un conflicto, ¡Gracias!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
es_ESES
en_USEN es_ESES