El riesgoso arte de tener

conversaciones difíciles

Módulos

  • Multitud Consentidora
  • Inteligencia colectiva
  • Fuckups, obstáculos y malas palabras
  • Estar de acuerdo sobre estar en desacuerdo
  • La empatía condescendiente está arruinando la empatía
  • ¿Cómo luce el -Preocuparse personalmente-?
  • Conversaciones internas y Retroalimentación

Introducción

Muchos de nosotros fuimos educados con la creencia de que las opiniones discrepantes y contrastantes pueden llegar a ser tomadas como groseras, innecesarias e incluso demuestran malos modales en las reuniones sociales.

Expresar diferentes puntos de vista a nuestros colegas, jefes, parejas o personas random que conocemos en una fiesta puede ser complicado e incluso controversial.

Si no tienes nada bueno que decir, no lo digas

Siempre terminaremos teniendo estas conversaciones, pero elegir tenerlas antes, en lugar de enfrentarlas hasta que son inevitables, podría evitar errores y pérdidas importantes en el trabajo.

Esos productos desastrosos que nadie compra, esas contrataciones tóxicas que se vuelven permanentes, o explotar con un colega en medio de una reunión donde está el equipo completo; todo sucede porque no hablamos en tiempo sobre aquello que nos preocupaba.

 

Consenso

La aversión al conflicto no es el único obstáculo cuando tratamos de contrastar ideas, sino también la falsa comprensión de lo que realmente significa el consenso.

La gente tiende a pensar en el consenso, como el proceso para alcanzar la unanimidad en algún tema. En el Failure Institute creemos que lo que realmente estamos tratando de lograr con el consentimiento es pensar juntos (lo que no tiene nada que ver con la idea de pensar igual). 

Cuando las personas se dan la oportunidad de pensar en conjunto, habrá debates y desacuerdos sencillamente porque nuestras opiniones son diferentes, tenemos diversos contextos, preparaciones académicas, aprendizajes personales y está bien, ese es el camino que nos llevará a una mejor solución. Cuando las personas juntan sus cabezas, puede surgir algo más grande, pero debemos reconocer que este no es un proceso fácil, una votación silenciosa y la multitud que asiente con la cabeza después de que se proponga la primera solución, ya que se requiere la destrucción creativa de la primera etapa.

Si todos piensan igual, entonces alguien no está pensando
George Patton

Multitud Consentidora; escapar del Pensamiento Grupal

Reforzar el consenso con el objetivo único de lograr la unanimidad (o como Irving Janis lo llamó Pensamiento Grupal: el proceso de toma de decisiones errónea o sesgada que puede ocurrir en grupos como resultado de fuerzas que unifican a un grupo), podría ser dañino y matar la creatividad de los equipos para poder pensar en mejores soluciones.

Estos son algunos de los síntomas y comportamientos descritos por Janis para identificar los tipos de grupos que no tienen diversidad en su toma de decisiones.

Ilusiones de invulnerabilidad que llevan a los miembros a ser demasiado optimistas en la toma de riesgos. Nadie quiere ser el aguafiestas cuando todos están entusiasmados por abordar el Titanic.

Creencias incuestionables que llevan a los miembros a ignorar los posibles problemas y consecuencias morales. Como cuando un panel de únicamente hombres blancos discuten sobre diversidad e inclusión. O el famoso "¡siempre lo hemos hecho de esta manera!"

Racionalizar evita que los miembros reconsideren sus creencias, ignorando así las señales de advertencia. El liderazgo de Kodak no creía que la fotografía digital fuera el futuro y racionalizaron sus suposiciones.

Estereotipos que llevan a los miembros a ignorar o demonizar a los miembros que pueden oponerse o desafiar ideas. "Sabes cómo el equipo de Finanzas, siempre está en contra de nosotros"

Autocensura que hace que las personas que tienen dudas, oculten sus miedos. Los líderes "fuertes" que se mueven demasiado rápido no dan tiempo ni espacio para escuchar a los miembros más introvertidos o analíticos, que luego se autocensuran.

Los "guardaespaldas" se comportan como censores autoproclamados para ocultar información problemática del grupo. Como líderes que tratan a sus equipos como niños que no pueden manejar toda la verdad.

Ilusiones de unanimidad que hacen que los miembros crean que todos están de acuerdo y provoque
que "sientan" lo mismo.

La presión directa para conformarse se coloca sobre los miembros que cuestionan al grupo, viéndolos como desleales o traidores. Hay que tener cuidado con las personas que hacen de víctima cuando sus ideas o su trabajo son criticados.

Inteligencia colectiva: por qué pensar diferente es mejor

Creer que una solución creada por la mayoría de un equipo es mejor que una sola idea brillante propuesta por un genio, es clave para proteger la inteligencia colectiva de un grupo. Proteger esta inteligencia colectiva, por encima de todo, especialmente después de que tu idea sea descartada por el equipo, es confiar en el bien común. 

Ese es el primer paso hacia la construcción de un espacio seguro,donde pueden ocurrir ideas locas e innovadoras. Al aceptar que en nuestro grupo todos tienen su propia opinión y que eso generará conflictos y debates naturales, construimos confianza en el equipo, permitimos la diversidad y ayudamos a ver las diferencias como una clave para soluciones más inclusivas y creativas. 

Antes de saber cómo contrastar y saltar a la diferencia en opiniones, creemos que estos consejos sobre cómo manejar, liderar y fomentar conversaciones cotidianas te ayudarán a nivel personal y profesional.

Como no tener ninguna conversación

Primero, necesitamos pasar por una lupa todos esos malos hábitos que nos hacen iniciar de la peor forma cualquier interacción que tenemos. Antes de prepararnos para involucrarnos en una situación en la que hay una opinión diferente a la nuestra, debemos considerar cómo normalmente abordamos e iniciamos una conversación, ¿adoptamos inconscientemente actitudes que podrían perder o disminuir la empatía de la otra persona? 

De acuerdo con
Pilar de la Torre, estos son tipos de comunicación violenta:

  • Exigir o dar órdenes
  • Regañar y moralizar 
  • Dar consejos no solicitados
  • Dar leciones no solicitadas
  • Cumplidos excesivos
  • Etiquetar, humillar o ridiculizar
  • Leer entre líneas, comparar o asumir 
  • Ser irónico, bromista o sarcástico

Retrocedamos un poco y reflexionemos sobre conversaciones pasadas que podrían no haber salido como esperábamos. ¿Identificaste algunos de estos en tus rutinas diarias de comunicación? Incluso si lo estamos haciendo inconscientemente, eso no significa que estos comportamientos no tengan un impacto negativo en otras personas.

Fuckups, obstáculos y malas palabras

Más allá de los obstáculos obvios, como el lenguaje corporal (mostrarle a alguien el dedo de medio), las expresiones faciales (poner los ojos en blanco cuando alguien entra a una habitación) o elegir las palabras incorrectas para comunicar sus pensamientos (pedirle a alguien que vaya a hacer cosas que no quiere), hay varias formas de arruinar tus intentos de comunicación.

Fracasar al escuchar:Proviene de la incapacidad de escuchar activamente, detener lo que estás haciendo o pensando, y poner tu atención plena en lo que la otra persona está diciendo. No parece tan difícil, pero la verdad es que cuando estamos en una reunión o hablando con otra persona, la mayoría de las veces estamos pensando en qué decir o cuál será la mejor manera de expresar nuestra opinión cuando la otra persona finalmente se calle.

La cuestión es que la otra persona muy probablemente esté percibiendo esta falta de escucha, y se sienta contenida, o distraída por tu inmadurez. Mostrar a otras personas que estás interesado en lo que dicen es básico. Tomar notas te ayudará a recordar y hará que la otra persona se dé cuenta de que te importa lo que está exponiendo.

Interrumpiendo: Todos somos culpables de esto, a veces te sientes tan inspirado para compartir o provocado por estar en desacuerdo en algo, que tienes este ímpetu y urgencia de decir lo que piensas, pero por favor, ESPERA. Interrumpir a alguien es irrespetuoso y una distracción, así que trata de guardar tus opiniones hasta que la otra persona haya terminado completamente.

Entendemos que las personas tienden a hablar demasiado, a menudo es porque no les permitimos hablar en las reuniones, así que cuando tienen la oportunidad, la aprovechan. Además, fuimos educados con el concepto de que los discursos largos y las palabras complejas son profesionales y el camino a seguir, aparentemente. Por lo que puede alargar considerablemente las opiniones de las personas, no decimos que esté bien, solo es algo que debes tomar en cuenta.

Entonces, la próxima vez que veas a alguien dando vueltas y no acotando sobre el punto principal, podrías usar una pregunta para volver al punto, a veces hacemos preguntas a las personas para darles la oportunidad de escucharse.

Si quieres interrumpir solo porque quieres decir algo. Sólo no lo hagas.

Paralenguaje: Esta es la forma en que usamos nuestra entonación cuando enviamos un mensaje verbalmente. El Paralanguage crea una barrera de comunicación no verbal cuando se mal entiende o se aplica de manera inapropiada. Por ejemplo, el tono de voz que usamos para decir cosas.

Para nosotros, usar un tono alto podría ser "normal", pero quizás hará que la otra persona se sienta atacada. Para evitar este problema, recuerde ser sensible a la otra persona. La comunicación siempre involucra a dos partes, no haga suposiciones.

Silencio: La falta de expresión alguna es un mensaje en sí mismo, y se puede usar de manera positiva o negativa. En el lado positivo, el silencio ayuda a las personas a pensar en la información que están recibiendo, sin embargo, también se puede usar para ignorar o amenazar. El lenguaje corporal es útil para comprender el tono del silencio.

El silencio es una gran parte del proceso de comunicación, y debemos aceptarlo. Recuerda establecer el tono correcto para tu momento de silencio, y si estás hablando por teléfono o en una llamada web sin video, siempre menciona que necesitas un minuto para pensar.

Cómo tener realmente una conversación

En el Failure Institute utilizamos estos mantras y pautas para nuestras comunicaciones, sea cual sea el mensaje que planeamos enviar o recibir:

  • Declarar los hechos de un tema puede ayudar a poner en un plano objetivo cualquier asunto.
  • Las opiniones personales deben anunciarse como eso, -opiniones personales- no como conocimiento general o información objetiva.
  • Hacer preguntas sobre el asunto podría ayudarte a comprender genuinamente la perspectiva del otro.
  • Las bromas cuando las situaciones son tensas, utilizadas como mecanismos de defensa, pueden dañar la situación aún más.
  • La empatía, la compasión y la comprensión de que todos han cometido errores pueden ayudarnos antes de atacar a alguien por algo que se hizo mal. 
  • Creer que las personas están haciendo lo mejor que pueden, cambia por completo el enfoque cuando estás a punto de moralizar o juzgar a alguien.

No nos pediste estos consejos, pero esperamos que puedan ayudarte a crear una atmósfera empática y que cambie la forma en la que te relacionas con las personas. Darse cuenta de que todos tienen realidades diferentes, nos hace humildes, nos ayuda a eliminar suposiciones y nos empuja a hacer más preguntas para comprender la situación de todos.

Estar de acuerdo sobre estar en desacuerdo

Ahora bien, pongámonos serios y comencemos a hablar sobre cómo tener conversaciones difíciles. Lo primero es entender que lo que estamos tratando de lograr es una zona libre de mentiras, hipocresía y crear un espacio de confianza con las personas con las que trabajamos, admiramos o compartimos algo. 

Queremos que imagines algo, o al menos lo intentes. Si no tuvieras todas estas barreras mentales y reservas sobre cómo abordar ciertas situaciones, cómo decir algo sin hacer que nuestros colegas, socios o padres se sientan ofendidos...

  • ... ¿cuántos errores podríamos haber corregido ya? 
  • ... ¿cómo luciría nuestra comunicación? 
  • ... ¿cuánto podríamos haber impactado positivamente a otros?

Deja de lado esa reacción ofendida de tu colega o jefe después de decir que siempre llega tarde o la reacción de tu padre después de confesarle que no estás tan interesado en el yoga como él. ¿Qué diferencia habría si ya hubiéramos tenido esa conversación difícil?

Los errores pueden corregirse, esa es una de nuestras mayores bendiciones, somos animales sin terminar, podemos evolucionar.
Eric Jiménez
El Instituto del Fracaso

Entender y asimilar la idea de que uno de los regalos más valiosos que puedes dar y recibir es la oportunidad de mejorar la vida de alguien, es el punto de partida para entablar conversaciones difíciles; felizmente sabiendo que, aunque escuchar o decir algo específico que no sea agradable, sigue siendo lo mejor que puedes hacer.

La empatía condescendiente está arruinando la empatía

Kim Scott, la autora detrás del concepto de Radical Candor una vez compartió una experiencia personal:

Aunque uno de sus empleados no era el mejor en su trabajo, decidió que, dado que no tenía nada bueno que decir, sería agradable con él y no le diría nada ... ¡durante diez años! Al final, la persona fue despedida por la propia Kim. Después de la terrible sorpresa, el confundido empleado solo tuvo una cosa que decir durante su baja:

¿Por qué durante todo este tiempo nadie me dijo nada?

Al no confrontar la verdad y compartir comentarios, injustamente le quitó la oportunidad a su empleado de cambiar y mejorar sus áreas de oportunidad.

El fenómeno de elegir el silencio en lugar de decirle a alguien algo incómodo es lo que Kim llamó Empatía condescendiente, y es lo que normalmente hacemos cuando nos enfrentamos a algo desagradable: dar la vuelta y esperar que mágicamente se desvanezca por sí mismo.

Tal vez a veces tengas la suerte de que las cosas se arreglen sin que hagas nada, pero la gran mayoría de las veces, tendrás que hacer algo y abordar la situación. Esto funciona en ambos sentidos, a veces recibirás información sobre ti mismo que no es bonita, y a veces deberás proporcionar información que no sea bonita para los demás.

Esto está alineado con dos variables de una relación:

  1. Procurar personalmente (preocuparse por los demás) 
  2. Desafiar directamente (esté dispuesto a molestar a la gente)

Esto significa que la otra persona es lo suficientemente importante como para hacerles ver que necesitan mejorar algo. No puedes evitar la conversación simplemente porque quieres que noten el problema y sabes que pueden mejorar.

Es similar a notar un hábito horrible que tienes, una vez que lo notas no puedes ignorarlo ni tolerarlo, por lo que inevitablemente tienes que hacer algo al respecto. Esto es lo que es Radical Candor, aceptar la obligación moral de mejorar la vida de tu círculo de personas más cercano.

Cuidar personalmente no se trata de compartir detalles sórdidos de la vida de uno o de conversaciones forzadas en eventos sociales, se trata de encontrar tiempo para conversaciones reales.
Kim Scott
Radical Candor

¿Cómo luce el -Preocuparse personalmente-?

¿Cómo se crea una atmósfera en tus grupos sociales donde cualquier cosa puede decirse abiertamente? ¿Cómo se comunica que lo más saludable es expresar nuestros pensamientos y sentimientos de la manera más clara, transparente y afectuosa?

  • Protege los pensamientos diferentes en sus reuniones. Incluso celébralos.
  • Evita la Multitud Consentidora
  • Incentivar la honestidad, la transparencia y los enfrentamientos.
  • Haga que su equipo se sienta cómodo hablando entre ellos cuando las cosas no funcionan.
  • Aliente a las personas a elegir la franqueza en lugar de hablar a espaldas de las personas.

Estos son algunos puntos para pensar todos los días y reforzar tanto como podamos. Por supuesto, predicar con el ejemplo es la forma más poderosa de hacerlo.

Cuando el conflicto es demasiado difícil de resolver, la gente lo evitará.
Kim Scott
Radical Candor

Conversaciones internas y Retroalimentación

Y como nos gusta decir, los cambios más importantes comienzan en nosotros. No podrás comenzar a tener conversaciones difíciles si no estás dispuesto a admitir las feas verdades sobre ti mismo, y más que admitir, reconciliarte con ellas.

Hacerte más consciente de tu lado oscuro y comenzar a mejorarlo es el primer y último paso para sentirte cómodo con la dificultad.

La retroalimentación, y lo más importante, la auto-retroalimentación es una herramienta increíble y debe usarse para revisar constantemente cómo te va a ti mismo.

Queremos que te hagas estas preguntas interesantes que The school of Life creó sobre Franqueza:

  • ¿Cuánto puedes ser amigo de ti mismo y permanecer de tu lado día a día?
  • ¿Hasta qué punto puedes admitir algo sobre ti que no necesariamente te gusta?
  • ¿Cuánto necesitas insistir en tu propia normalidad y en tener razón?
  • ¿Puedes explorar en tu mente el lado oscuro de ti sin sentirte obligado a mirar para otro lado?
  • ¿Qué tan listo estás para aprender cuando valiosas lecciones vienen en un disfraz de lecciones dolorosas?

Como nos gusta decir, el objetivo de las experiencias en nuestra Suscripción digital es que dudes, cuestiones y consideres los modelos y paradigmas mentales con los que elegimos vivir nuestras vidas. ¿Nos ayudan y guían o realmente nos impiden alcanzar nuestro verdadero potencial? 

Nos encantaría conocer sus ideas personales en nuestro Canal de Slack 🙂

¿Disfrutaste este contenido?

Aprende más sobre Conversaciones Difíciles
Scroll to top
es_ESES
en_USEN es_ESES